Sistemas unitarios

Este es el caso más común en España, donde desde los años 90 se ha realizado un gran esfuerzo con la construcción de sistemas de saneamiento integrales que incluyen colectores, Estaciones Depuradoras y aliviaderos o tanques de tormenta.
Hoy en día, impulsados por la Directiva Marco del Agua, toda población de más de 1.200habitantes equivalentes debe disponer de un sistema eficaz de saneamiento; para tratar sus aguas sucias y verter a cauce la mínima polución posible.

Los aliviaderos y los tanques de tormenta tienen como objetivo principal controlar y regular los caudales totales que llegan a las plantas depuradoras de las aguas, al mismo tiempo que minimizar y optimizar los vertidos que se producen aún todavía en tantos lugares de nuestra geografía a los ríos y mares, con la finalidad de reducir al máximo la contaminación producida.
A veces también estos tanques de tormenta se utilizan como tanques anti-inundación, almacenando un gran volumen de agua para evitar que produzcan inundaciones en algún punto aguas abajo del sistema.

Se presentan a continuación las soluciones típicas para los sistemas de drenaje unitario.


Aliviaderos

Ha sido una de las soluciones más empleada en España, principalmente por resultar una solución sencilla y económica de implantar.
Pero con esta solución tan sólo se cumple con una de las funciones de las estructuras de saneamiento; la regulación de caudal. Por lo que se logra ayudar a la Estación Depuradora a trabajar correctamente y dentro de los caudales punta que es capaz de tratar, pero se siguen teniendo varios puntos de vertido de agua sucia sin tratar de ninguna manera a cauce.

De todos modos, el tener varios puntos de vertido a cauce en lugar de by-passearlo todo en la EDAR ya supone una mejora para el cauce porque puede asimilar mejor varios vertidos puntuales y aislados que un gran vertido periódico y localizado en un solo punto.

Además, también se puede considerar el aliviadero como la estructura básica de un sistema de saneamiento y como una primera inversión que posteriormente puede ser ampliado para convertirse en un tanque de tormentas con la construcción de un tanque de retención adosado a éste.


Clean Water ingeniería

Tanque de tormentas de primer lavado

Sin duda la solución más frecuente en España; representando alrededor del 66% de las estructuras construidas, siendo mayormente rectangulares y del tipo off-line.

Con esta solución añadimos una retención de volumen de las aguas sucias, exactamente las primeras aguas de lluvia y que limpian los contaminantes almacenados en la calzada durante el tiempo seco. Pero en este tipo de estructuras no se suele realizar ningún tratamiento específico, sino que las aguas sucias quedan retenidas hasta que la EDAR es capaz de recibirlas después de pasar el evento de lluvia.

Cada vez más frecuentemente también se están construyendo este tipo de tanques dentro de la propia EDAR; anterior al desbaste, como primer elemento de la misma.


Clean Water ingeniería

Tanque de tormentas compacto

Se trata de una estructura con las mismas funciones que la anterior, pero donde se añade un tratamiento de las aguas sucias antes de ser vertidas a cauce; por eso resulta una estructura con mayor eficacia y alivios más limpios.

El tanque es circular y el fondo cónico, con la salida del agua por su parte central regulada.
El tratamiento es por sedimentación, poniendo el agua que entra en el tanque a girar y obligándola a dar al menos una vuelta completa al mismo, creando un efecto Vórtice; de esta manera los sedimentos pesados decantan y los sólidos semi-ligeros golpean contra las paredes y no son aliviados, mientras que los sólidos flotantes quedan retenidos dentro de una pantalla con forma especial que está colocada sobre el aliviadero.


Clean Water ingeniería

Tanque de tormentas clarificador

Esta opción, muy similar al tanque de tormentas convencional o de primer lavado, se puede emplear en cualquier sistema separativo y también en los sistemas unitarios donde no vaya a entrar el denominado ‘first-flush’ o como último tanque al final de una línea regulada por otros tanques de tormenta.

Este tipo de tanques deben cumplir unas restricciones de diseño, pero resultan unas estructuras con mucho mejor rendimiento que los tanques de tormenta convencionales; ya que no sólo sirven para regular el caudal de salida y retener un cierto volumen de agua sucia, sino que en su interior ocurre un tratamiento por sedimentación gracias al cual se logra capturar una mayor cantidad de partículas contaminantes


Tanque de tormentas tubular

Una solución muy sencilla y económica a la realización de un tanque de tormentas de volumen medio-pequeño es utilizar una tubería de PRFV de un cierto diámetro para la retención de un determinado volumen de agua sucia.

La gran ventaja de esta tipología es que se puede suministrar de manera prefabricada en las diferentes fases de la obra, resultando una obra sencilla y rápida.

Otra opción es utilizar el propio colector interceptor y haciéndolo de un diámetro superior aprovecharlo para la retención de volumen.

Acceso a zona privada

Para poder descargar este material debe acceder con su usuario y contraseña.


¿Todavía no tiene sus datos de acceso?

Regístrese a través del siguiente formulario

Deseo registrarme ×