Pruebas de estanqueidad

Para la canalización del sistema de saneamiento se procede de la siguiente manera: se abre una zanja en el lugar donde se quiere meter la tubería, se prepara la cuna para la tubería, se entiva para evitar los corrimientos de tierras, se mete la tubería y por último se vuelve a echar la tierra para dejar la tubería enterrada.

El momento de enterrar la tubería es el punto más crítico ya que es muy importante, a la vez que difícil, dejar un tubo bien metido dentro del siguiente y además al enterrarlos se suelen mover un poco, debido al peso de la tierra, ayudando a que existan grietas o espacios entre los tubos enterrados.

Por todo ello, cuando se ha realizado una canalización de aguas de saneamiento es totalmente necesario realizar después una inspección de las tuberías y sus uniones para ver la incidencia de las filtraciones de las aguas, tanto para fuera de la tubería como para dentro. Para realizar las pruebas de estanqueidad se emplean los denominados obturadores.


Pruebas de estanqueidad: descargar catálogo

Acceso a zona privada

Para poder descargar este material debe acceder con su usuario y contraseña.


¿Todavía no tiene sus datos de acceso?

Regístrese a través del siguiente formulario

Deseo registrarme ×