Sistemas de desodorización

Cada vez resulta más habitual implementar un sistema de desodorización en el interior de las estructuras de saneamiento, principalmente porque la mayoría se están construyendo todavía en los grandes municipios y para evitar la salida de malos olores en zonas habitadas.
Si la estructura va colocada en las afueras de los poblados se pueden construir incluso a cielo abierto, pero en las cercanías de la civilización suelen ir cerradas y enterradas y al ser ambientes húmedos y muy olorosos por tratarse de aguas sucias y residuales.

La solución convencional es aspirar el volumen de aire que queda atrapado cuando el nivel de agua sube dentro de la estructura y hacerlo pasar por un depósito de carbón activo antes de ser liberado a la atmósfera.

A veces también añadiendo una ventilación forzada en el interior de la estructura, pero esto es menos habitual.

Acceso a zona privada

Para poder descargar este material debe acceder con su usuario y contraseña.


¿Todavía no tiene sus datos de acceso?

Regístrese a través del siguiente formulario

Deseo registrarme ×